miércoles, 19 de julio de 2017

Los de la Cruz del Picayo


Otro sábado más nos dimos cita a las 8:00 y, como siempre, el punto de quedada fue el carril bici de la Vía Verde Xurra donde acudimos los compis Ángel, Martín, Luis, Eusebio,un servidor (Gerard) y esta vez acompañados por el amigo Manuel (de Montserrat)
El día empezó con buen Sol y el calor empezaba a notarse.
Cogimos la Vía Verde Xurra a buen ritmo hasta Puçol, para seguir por el cami de Lliria hasta el desvío que nos llevaría a las antenas.
Empezamos por subidas suaves y asfaltadas ,hasta que giramos y llegamos a una de las rampas con bastante desnivel.


Luis y Manuel cogieron buen ritmo hasta que nos dejaron atrás...
Nos quedamos Ángel, Martín, Eusebio y yo, hasta la parte final del asfalto, donde Luis y Manuel nos esperaban.
Una vez nos reagrupamos todos, seguimos subiendo, cada uno a su ritmo, hasta llegar al cruce de la subida a las antenas de Picayo
Mientras subíamos,nos cruzamos a Rafa y Walter bajando de las antenas. Ellos siguieron de regreso a Valencia, nosotros hasta nuestro objetivo.
Ya hacia bastante calor y decidimos subir hasta las antenas. Se hizo bastante dura la subida con estas altas temperaturas. Como siempre,nos hicimos las fotos desde la cruz: -Ángel, Luis, Manuel y Gerard.


La bajada se hizo bastante rápida,y decidimos ir a Gilet para reponer fuerzas y sobretodo para rehidratarnos.
Una vez recuperados, decidimos volver por el Monasterio de Santo Espíritu y la Gossera hasta Valencia.
Sufrimos por el calor, pero fue una buena salida con risas y buen rollo como siempre.
Gracias a los compis por ese día.
Nos vemos en la siguiente ruta.
¡¡Hasta pronto!!

*************************
El resto de fotos de la salida, las tienes en la galería.
Aquí os dejamos el vídeo resumen de Gerard



*******************


Crónica de Gerard

jueves, 13 de julio de 2017

Por la 'font del Poll'


Un día más, quedamos en el carril bici de la Vía Verde Xurra a las 7:30, para evitar algo del calor que se venía anunciando
Nos reunimos Rafa, Walter, Ángel, Martín, Miguel Ángel, Adolfo, Luis y un servidor (Gerard).
Empezamos a rodar con tranquilidad, con la vista puesta en PortaCoeli. Fuimos por la ruta de siempre: barranco del Carraixet, carretera muy poco transitada, los toboganes (donde ubican las colmenas), hasta llegar a Portacoeli.
Desde ahí,hicimos una breve parada para refrescarnos en la fuente.
Decidimos ir a Nàquera para hacer la parada del almuerzo.
Una vez finalizado, subimos por la carretera hacia el Oronet hasta llegar al cruce que nos llevaría por una carretera con bastante desnivel y coger la pista hacia la font del Poll.
Se hizo bastante dura la subida, ya que las temperaturas eran bastantes altas.


Una bonita subida con unas vistas espectaculares y el premio de llegar a la font del Poll, poder refrescarnos y ver esos paisajes desde ese punto.
Una vez recuperados y refrescados, seguimos subiendo hasta el cruce del mirador de Rebalsadors, desde donde decidimos bajar por las altas temperaturas.

La bajada se hizo bastante rápida, pasando por la bajada de la font de la Gota y llegar a la pista principal que nos llevaría hasta PortaCoeli de nuevo.
Nos refrescamos y seguimos la ruta hacia casa.



Como siempre buena salida con buenos compis.
¡¡Nos vemos en la próxima salida!!

*************************
El resto de fotos de la salida, las tienes en la galería.
Aquí os dejamos el vídeo de Gerard


*******************

Crónica de Gerard

viernes, 7 de julio de 2017

Els 'moros' de la Marjal


7:30. Hora de quedada con Martín y Rafa en el lugar de siempre,  que es el carril bici de la Vía Verde Xurra.
Empezamos a rodar con algunas gotas cayendo, pero sin peligro a la vista, de momento.
Cogimos el desvío por el camping del Gabri y acto seguido nos cogió la lluvia, que nos hizo acelerar para llegar cuanto antes al bar para refugiarnos y decidir si cambiar la ruta.
Con el almuerzo en el cuerpo y la ayuda del cremaet, conseguimos recuperar unos cuantos grados y, visto el tiempo, decidimos ir a Sagunto.
Desde ahí pusimos rumbo a la Marjal Del Moro y nos adentramos por los caminos interiores. Más que caminos era la pura selva, con esas hierbas altas y cañas.
Una vez conseguimos salir vivos, fuimos hasta la Pobla de Farnals y nos adentramos en la marjal (o humedal), nos encontramos con arena hierbas altas y el camino desapareciendo entre matorrales hierbas altas y cañas, pero nos adentramos y seguimos hasta salir a la carretera.
Volvimos por el camino de "los pescadores" hasta Port Saplaya disfrutando de la vista puesta en el mar, hasta que cada uno cogió rumbo a su casa
Una vez más fue una salida divertida, con risas e imprevistos, pero siempre en buena compañía.
Nos vemos en la próxima salida.

Aquí os dejamos el vídeo de Gerard



*******************
Crónica de Rafa Ferrandis.

jueves, 6 de julio de 2017

La otra cara de la QH


Por segundo año consecutivo me puse en contacto con Chain Reaction para unirne al grupo de mecánicos que realizan las labores de asistencia mecánica en una de las marchas cicloturistas mas importantes de nuestro país por no decir la más importante, La Quebrantahuesos.
En un principio mi primera opción fue participar como cicloturista ya que el año pasado fui  como mecánico y despertó en mí un gran interés, pero debido a una lesión decidí no participar, conservar y volver el año que viene con más posibilidades de terminarla sufriendo lo menos posible.

La semana de la marcha ya notas que algo especial va a suceder: los ciclistas traen las bicis al taller para ponerlas a punto, intercambian contigo sensaciones, piden consejos, nervios, ajustes de ultimo hora, nutrición…
Antes de salir para Sabiñánigo repaso mi lista de herramientas y material, no me gustaría echar nada de menos una vez esté en mi punto kilométrico, ya que es una marcha de carretera, ¡pero en ocasiones parece la guerra! Son diez mil corredores y las averías pueden ser de todo tipo.
Conforme vas llegando empiezas a revivir mentamente todas las viviencias del año anterior, Cuando llegas a Sabiñánigo todo te resulta familiar, no sé si es porque he pensado mil veces entrenado qué tiempo vería en el marcador en el momento de entrar en la meta o porque el ambiente es tan bueno, que me siento como en casa.
Antes de empezar a montar el taller en la carpa de Chain Reaction tenemos un pequeño briefing con el Jefe de mecánicos para coordinar, explicar en planning, repartir material y asignar vehículos a los 14 equipos, compuestos por mecánico y ayudante.


Montamos el taller móvil, este año el nivel de mecánica era muy bueno. Montamos 4 puestos de trabajo y nos fuimos turnando hasta la hora de cenar. Hubo mucho trabajo, a pesar de que en teoría la gente tiene que venir con la bicicleta chequeada,  ya que llevas mucho tiempo preparando la marcha con sacrificio e ilusión y por no seguir un mantenimiento te puedes ver en mitad de la carrera, sentado debajo de un árbol y esperando 4 horas al coche escoba por alguna avería. Entre turno y turno, siempre hay tiempo de intercambiar impresiones con los demás compañeros y cómo no, dar una vuelta por la zona expo, ver novedades, saludar a proveedores, amigos, ver algún exciclista… en fin, empaparte de ciclismo.


Día de la marcha. Seis de la mañana. Al igual que la mayoría de los ciclistas he dormido poco y mal , no sé si por los nervios, la emoción o porque dormir en una habitación con más de 50 personas es raro que nadie ronque.
A las nueve de de la mañana monto mi puesto mecánico; este año espero a los participantes a 4 km de la cima del Marie Blanque. El calor es horrible para ser tan temprano, esta edición ha sido una de las más calurosas según me contaron los más veteranos.
Sobre las diez de la mañana pasa la cabeza de carrera, entre ellos Olano, un gran privilegio ver en acción a toda una leyenda. Cuesta creer que es una marcha cicloturista porque iban apretando; les sacaron más de 15 minutos al grupo perseguidor y después del grupo perseguidor aparece un pelotón gigantesco a un muy buen ritmo.
Ahí fue cuando se acabó mi momento de espectador de lujo, empiezan a llegar los primeros ciclistas con problemas, me pongo los guantes y al lío. Durante tres horas no paré de trabajar, muchísimas averías mecánicas, patillas dobladas, cadenas, platos sueltos, pichazos, cubiertas rajadas, etc. ¡La verdad que me hicieron sudar! En general la gente estaba muy agradecida por la ayuda, y contentos de poder seguir con su objetivo. Perdí la cuenta de las bicicletas que pasaron por mis manos, estaba muy concentrado en el trabajo. Solo levanté la cabeza para mirar a mis amigos que me saludaron al pasar por mi puesto mecánico.


Una vez pasada la guerra, llega el coche coche escoba y recibo el mensaje del Jefe de mecánicos diciéndome que debo ir siguiendo la carrera hasta llegar a meta y ayudar a los ciclistas que necesiten asistencia mecánica en carrera. La verdad es que lo estaba deseando, es como si fueras en un coche de asistencia de un equipo ciclista. Todos sabemos que es una marcha cicloturista pero tanto los que trabajamos en la marcha como los participantes lo vivimos como si fuera una etapa de una gran vuelta.
Conforme avanzamos, vamos ayudando a todo ciclista que necesita ayuda. Hubo muchas más averías que el año pasado, y también me empecé a preocupar porque la gran mayoría pedía agua, vi a un ciclista que estaba siendo atendido porque había perdido el conocimiento, probablemente por las altas temperaturas y también muchas caídas pasando Hozde Jaca (ojalá todos estén recuperados), una zona con una bajada muy técnica en la que se cogen altas velocidades y donde la gente lleva ya muchos kilómetros en el cuerpo.

Llegamos a Sabiñánigo, el pueblo se vuelca con los participantes, toda la recta antes de llegar a la última curva de entrada a meta esta repleta de gente animando. Debe ser emocionante pasar por ahí con tu bici y saber que lo has conseguido, lo es pasar con el coche y saber que has puesto tu granito de arena para hacer que el sueño de alguna gente se cumpla.
Aparcamos el coche y nos unimos a la celebración, ya hemos hecho nuestro trabajo  y nos podemos relajar,  hablamos con los compañeros, nos preguntamos qué tal. Lo  típico, nos vamos a comer la paella con todos los participantes en ambiente festivo y agradable. Cuando estoy en la carpa, con todos los compañeros me aíslo mentalmente y me dedico a observar a los ciclistas. Están contentos, van con sus medallas, están comentando cómo les ha ido la carrera… y claro, te acuerdas de las mañanas de invierno que te levantabas para salir a entrenar con frío, o cuando tus compañeros de trabajo se echaban la siesta y tú aprovechabas a medio día para salir en bici. En fin, todo el esfuerzo que se había hecho con el objetivo de poder acabar la QH y que por culpa de una lesión este año no ha podido ser.


En ese momento las caras de esos ciclistas me empezaron a resultar familiares: estaba viendo ciclistas que habían tenido problemas durante la marcha y ahora estaban con sus amigos y familiares riendo, comentando cómo les había ido la marcha y con sus medallas.  

Sí que es verdad que yo no tengo mi propia historia de la QH como ciclista, pero estoy contento de saber que voy a aparecer en muchas historias de aquellos ciclistas a los que ayudé a continuar cuando pensaban que ya se había acabado la QH para ellos.


**************************
Crónica de Antonio Cámara

viernes, 30 de junio de 2017

Caudiel-Valencia por la Vía Verde Ojos Negros.


Nos esperaba un día largo y caluroso por delante..
Nos dimos cita en la estación del Cabanyal temprano con Luis,Martín, Ángel, Eusebio, José Manuel, Guido y un servidor (Gerard).
Subimos en el tren y empezamos a preparar nuestras maquinas,ya que al llegar a la estación, dos 2 compañeros habían pinchado.


Al llegar a Caudiel, terminamos de poner a punto nuestras máquinas y empezar nuestra aventura que iba a prometer mucho.
Empezamos la Vía Verde con unas vistas impresionantes y con calor.
Pasamos por varios túneles (se estaba bastante fresquito dentro) hasta llegar a Jérica, donde no decidimos pararnos, ya que habíamos llegado bastante rápido.


Decidimos seguir nuestro camino, parándonos en el mirador del pantano del Regajo y hacernos fotos con la vista puesta hacia el embalse. Típica foto de quienes pedalean la Vía Verde de Ojos Negros.
Dimos marcha atrás para encontrar el camino y poder bajar hasta el embalse, pero no lo conseguimos y fuimos en dirección a Navajas por la carretera secundaria.
Despues de subir un buen puerto llegamos a Navajas ,donde pudimos refrescarnos y almorzar un poco.


De ahí fuimos directo hacia el río Palancia para ver la cascada del Salto de la Novia y acto seguido, darnos un chapuzon y refrescarnos.


Continuamos luego por la Via Verde en dirección Valencia.
Mucho calor por el camino, de modo que decidimos hacer una paradita en Algimia.
Acto seguido seguimos por la carretera, pasando por Torres Torres y Gilet hasta llegar al carril bici de Puçol (la Via Verde Xurra) y poder llegar a casa.
En definitiva, una buena ruta con los compis.
¡Hasta pronto!

Os dejo el vídeo resumen de la jornada.




Dentro de un par de meses volveremos a convocar salidas en BTT... mientras tanto, ya sabéis que podéis pedalear todo lo que queráis, pero con cuidado.

*************************
El resto de fotos de la jornada las tenéis en la galería.

Crónica de Gerard.

miércoles, 28 de junio de 2017

El Lado Oscuro (ZonaZero, Ainsa)


"El miedo lleva a la ira. La ira lleva al odio. El odio lleva al sufrimiento. Veo mucho miedo en ti".

Así le explicaba Yoda a Anakin Skywalker cómo el miedo conducía al Lado Oscuro.
No sabemos si Xeni tenía miedo previo o no, pero el caso es que se vio arrastrado hacia el otro lado de la Fuerza por Santi, Ibán y Sento.
En la ZonaZero de Ainsa estuvieron los cuatro este fin de semana pasado dejándose caer por terrenos casi imposibles... ¡Qué gozada!



*********
Si quieres ver el resto de fotos, las tienes en la galería.

martes, 27 de junio de 2017

V Marcha AVAPACE


Cuando se juntan las ganas de pedalear y de ayudar, se consigue algo como lo de hace unos días: que 1000 personas pedaleen en favor de una causa social. Nada más (y nada menos) que eso.
La V Marcha Cicloturista por la Parálisis Cerebral AVAPACE logró congregar en Bétera a más de un millar de personas (que se dice pronto), dispuestas a pasar una mañana dedicada al ciclismo solidario; muchas de ellas subidas a las bicicletas, pero no menos importantes fueron las que regularon el tráfico, entregaron dorsales o repartieron comida y bebida.
En resumidas cuentas, un gran ambiente festivo.



Miguel Ángel García, Rado, Tere, Miguel Salido, César, Paco y yo nos conseguimos localizar entre tanto maillot blanquinegro e irnos juntos a la abarrotada línea de salida (Miguel Causera y Antonio también estaban entre la multitud). Allí se guardó un más que respetuoso minuto de silencio por las víctimas mortales de los últimos atropellos a ciclistas y, acto seguido, dieron el banderazo de salida a la marcha.



Nada de salir a fuego. Nada de ir buscando el hueco para ir ganando posiciones. Nada... pero yendo con ojo por lo de ir tanta gente junta y evitar un enganchón. Se nos dijo que ocupáramos sólo el carril de la derecha y así fuimos por la CV-333 dirección Olocau. Lo cierto es que impresionaba la larga marcha blanquinegra, neutralizada por el coche de cabeza y encauzada, cuando era necesario por las motocicletas.



Muy poquito a poco crecía el espacio disponible lo que permitía que fuésemos algo más relajados. Tanto que ese fue el momento en el que Miguel encendió el altavoz que llevaba en el manillar. Algunos se giraban para descubrir quien llevaba el hilo musical y, entonces, se sorprendían de ver a un tío con la 29" rodando a la misma velocidad que ellos con monoplato. Esas caras no tenían precio.



En el paso por Marines y Llíria se nos 'concentró' para no tener cortado el tráfico durante demasiado tiempo (lógico), pero volvimos a estirarnos de manera 'natural', ya que la carretera hacia Pedralba primero y a Casinos después, picaba hacia arriba. Sin prisa pero sin pausa, porque al llegar a este último, estaba previsto el parón para reagrupar a todos los participantes y comer algo en el recinto ferial de Gallipatos.



Agua, isotónico, manzanas, plátanos... suficiente para engañar algo el estómago y recuperar líquidos (hacía bastante calor), mientras nos reencontrábamos la gente del Club. Fue aquí cuando se nos unió Edu, antes de que volviesen a dar la salida neutralizada y enfilar hacia la CV-339. Se notó que en esta segunda parte dieron 'manga ancha', ya que nada más salir de Casinos la gente empezó a ir mucho más rápido... y no era sólo porque íbamos de bajada.



Esta vez no cruzamos Lliria. La bordeamos para acabar otra vez en la CV-35 que, ahora, se nos ponía cuesta arriba hasta el cruce con la CV-333.  Pues cada cual a su ritmo o en pequeñas grupetas (mucho mejor) para resguardarte del viento de cara que se empezaba a levantar y que no nos abandonaría, pero como el terreno picaba hacia abajo... casi que se compensaba.



Así acabamos el recorrido en Bétera; con una sonrisa en la boca, comiendo lo que nos ofrecía la organización para recuperar y comentando las anécdotas de esta jornada de ciclismo solidario. Seguro que en la VI Marcha AVAPACE volveremos a coincidir muchas caras conocidas.



Y no puedo terminar sin agradecer como siempre a nuestros patrocinadores DoyoubikePACOM Systems, Talleres Gonzalo, Prosolutions y Edetania Personal Bankers, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.

*********
Si quieres ver las fotos de la marcha, las tienes en la galería.

Aquí puedes descargar el track de la marcha.




*********
Crónica de Paco Pérez.

sábado, 24 de junio de 2017

Como potrillos 'desbocaos'


No fueron pocos los madrugadores que el pasado sábado 17 tuvieron la ocurrencia de ir a llenar los bidones a Potrillos.
Con el vídeo de Gerard puedes imaginarte cómo fue la mañana de ruedas y pedales por la Calderona:




***********************************
Las demás fotos de la salida las tienes en la galería.

viernes, 16 de junio de 2017

Este sábado... a Monte Picayo.


La mañana se anunciaba con altas temperaturas, pero Martín y yo decidimos salir a rodar un poco.
Nos esperamos en el punto habitual del carril bici de la Vía Verde Xurra temprano, a las 7:30, y empezamos a rodar por el carril hacia la cartuja de Puçol para desviarnos dirección la Lloma.

Allí cogimos por el barranco de la Calderona nada mas pasar la ganadería de toros, para evitar el calor que empezaba a notarse.
Subimos por la cantera y seguido, nos desviamos por una senda por la que nunca había pasado. Buenas rampas nos esperaban y las vistas... impresionantes.


De ahí fuimos a reponer fuerzas (bien merecido lo teníamos tras haber hecho las sendas cercanas al barranco de la Vidriera y haber subido el Coll de la  Calderona.
En el bar El Reino decidimos subir hacia las antenas de monte Picayo, aunque el Sol se hacía notar y mucho. Calor sofocante.


Desde la urbanización Pla d'Aguiló tiramos para arriba hasta les Penyes de Guaita. Allí nos percatamos de que nos estábamos quedando sin tiempo, así que bajamos por la senda en dirección Alfinach para seguir hacia Puçol y enfilar para Valencia.



***********************
Crónica y vídeo de Gerard Llario.

jueves, 15 de junio de 2017

BTT La Pedriza


Este fin de semana tocaba desplazarse hasta el pueblo de Fuentes de Ebro a disfrutar una vez más de nuestra gran pasión: el BTT.

Me levanto temprano para quedar con los amigos del Club Aquí No Hay Rezagados que son los que me han animado a acudir a esta cicloturista.
Quedamos en la gasolinera de la carretera de Castellón (en Zaragoza) y una vez todos reunidos, nos vamos tranquilamente hacia el pueblo donde tiene lugar la marcha: Fuentes de Ebro. Aparcamos, descargamos las bicis, recogemos los dorsales y nos vamos preparando. Nos juntamos unos 170 corredores en la salida y es fácil distinguir a los corredores que van a ir a por todas... 



Dan puntual la salida a las 8:30 y enseguida empiezo a buscar un ritmo bueno que intentaré mantener. Pronto me adelantan cuatro amigos del club ANHR y me pongo a rueda para intentar seguir con su ritmo hasta el kilómetro 30 que aprovecho una bajada larga para lanzarme y los dejo algo atrás.

Llego al segundo avituallamiento, paro a beber un poco y rellenar el bidón y de momento seguimos sin perder tiempo. Ahora empieza un largo tramo de rompepiernas el cual me acaba pasando factura y donde los ANHR me pasan, eso sí no sin antes preguntarme si voy bien. Intento mantener un ritmo que mis piernas puedan aguantar ya que en el kilómetro 40 se empiezan a resentir y todavía queda mucha subida por hacer. La zona es un auténtico secarral y el Sol aprieta hoy bien fuerte y no hace ni gota de aire.



Después de un tramo de sendas llegamos a una subida donde pasamos el kilómetro 65 y nos encontramos una charanga que, al paso de los ciclistas, les toca algo para animarlos. La verdad que el detalle se agradecía ya que el calor era asfixiante, estábamos ya cansados y sólo quedaban 5 kilómetros. El último tramo, justo antes de llegar a meta, es una zona de pinos por la que tenemos que subir con buenos rampones para después bajar por la pinada.

Y por fin llegamos a meta donde nos espera un rancho hecho por las hogareñas y que nos sabe riquísimo a todos.
Sin duda una organización magnífica y una marcha bastante exigente pero chula.



*********

Crónica de Ángel González.